Los estilos de vestir del hombre de acuerdo a la personalidad


El estilo se encuentra unido a la personalidad y se mantiene a lo largo de la vida. Asocia las cualidades más relevantes que nos identifican y se refleja en la manera de actuar de una persona. Sin embargo, cuando hablamos de estilo, no solo nos estamos refiriendo a una característica o modo de ser, ya que estamos siendo representados por este incluso en la forma de vestir.


Numerosos estudios de psicología afirman que existen 7 estilos universales y cada persona cuenta con al menos uno de ellos como dominante.

Al igual que las mujeres (ver artículo sobre: Los estilos de vestir de la mujer de acuerdo a la personalidad) los hombres también se relacionan con uno de los estilos universales, los cuales a su vez se asocian con la manera de vestir, debido a que la ropa forma parte de lo que nos representa. Por tanto, es fundamental identificarlo y aprender a potenciarlo.


Cuando nos sentimos atraídos por un tipo de ropa más que por otra, estamos conectando con el estilo que tenemos seleccionándolo por encima de los demás. Por esta razón es importante que primero te logres identificar con alguno de los siete estilos después de que realices un trabajo de autoanálisis sobre tus actividades diarias y tu estilo de vida. Esto te servirá para que puedas potenciar tu estilo dominante en conjunto con otros que vayan acorde con tus actividades y te ayuden en tu propósito de alcanzar tus metas y objetivos.


A continuación te explicamos de qué se trata cada uno:



Estilo natural o casual


Este estilo lo tienen aquellos hombres que se muestran muy cercanos a los demás, ya que transmite accesibilidad, optimismo, espontaneidad, energía y dinamismo.

Un hombre con estilo natural siempre será el más informal (o el menos formal de acuerdo al lugar y el protocolo asignado). Dentro de sus gustos en la ropa se encuentra el uso de diferentes colores (por lo general llegan a combinar hasta 4 tonos en un mismo atuendo), lo cual se les da muy bien y les permite ser versátiles y sentirse cómodos sobre la imagen que comunican.

Los colores más utilizados suelen ser los tonos neutros o colores energéticos como el naranja y el verde. Uno de los colores preferidos para utilizar en accesorios y en prendas es el color café en todas sus variaciones y los tonos tierra.


En cuanto a prendas más formales, si son prendas de vestir para ir al trabajo, de ser posible optan por hacer combinaciones entre pantalón y blazer de distinto tipo y color, evitando así el uso de traje formal. Igualmente, no suelen utilizar prendas ajustadas o entalladas al cuerpo.


Las prendas en este estilo son siempre muy cómodas y prácticas para su uso, lo que quiere decir que por lo general utilizan prendas de fácil mantenimiento, con un aspecto deportivo o casual y que no sea necesario planchar.


El riesgo en el estilo natural:


El estilo natural bien trabajado refleja cualidades de cercanía y positivismo. Sin embargo, abusar de este estilo puede llevar a vestir “demasiado natural”, haciendo que visualmente la persona parezca mal arreglada o insípida (es decir, con un aspecto muy básico sin un detalle sobresaliente en la imagen), lo que puede de cierta manera provocar visualmente un desinterés por parte de los demás.


Recomendaciones para mejorar tu imagen:


  • Lleva un detalle adicional en tu presentación. Por ejemplo: llevar una camisa de gemelos con traje y un par de gemelos elegantes que te aporten distinción. Cuida tus zapatos y escoge los que mejor te calcen y que a su vez te estilicen la figura. En algunas ocasiones, opta por llevar un maletín de portátil o una maleta sobria en estructura rígida, ya que esto aportará sofisticación.

  • Es importante que no descuides tu cabello. Organiza tu pelo sin importar el tipo de peinado que lleves. Si no lo sueles llevar muy largo, córtalo periódicamente para que no parezca descuidado o elige un peinado que vaya acorde al crecimiento del cabello.

  • Intenta comprar pantalones y camisas que, si bien sean cómodas, también se entallen a la horma correcta de tu cuerpo. No es necesario comprar ropa ceñida pero sí que sea de tu talla.

  • Utiliza ropa que se encuentre en buenas condiciones. Por ejemplo: el color de tu ropa que no esté desteñido por el uso, ropa manchada, sucia, sin planchar, entre otros.


Estilo tradicional o clásico


El hombre de estilo tradicional suele ser estable, cambiando muy poco su actitud ante la vida con el paso de los años. Gusta de frecuentar los mismos sitios ya que le generan confianza. Este estilo transmite responsabilidad, constancia, autoridad y lealtad, entre otras cualidades que se asocian con personas estables en quienes podemos confiar y en algunas ocasiones también a personas predecibles.


El hombre tradicional (a diferencia del natural) no encuentra ninguna incomodidad en vestir de traje e igualmente prefiere el uso de colores neutros y que no llamen mucho la atención.

Aun cuando utilice looks más informales, el hombre clásico siempre mantiene detalles de formalidad en su aspecto. Evita mezclar mucho color, así como patrones muy grandes o que tengan muchos contrastes. En este caso, un estampado de cuadros puede ser una elección segura, ya que es bastante sobrio y no tiene mucha mezcla de color.

También usan mucho las prendas básicas con cortes de sastrería, al igual que prendas con diseño estructurado y telas más rígidas que livianas o de caída suave.

El riesgo en el estilo tradicional:


El riesgo radica en verse anticuado o desactualizado. Cuando una persona de gusto tradicional o clásico no renueva su armario (independientemente de la capacidad económica), suele tomar por costumbre utilizar siempre los mismos atuendos durante mucho tiempo al no sentir esa necesidad de cambio.


Recomendaciones para mejorar tu imagen: