Los estilos de vestir de la mujer de acuerdo a la personalidad

Actualizado: 30 de sep de 2020


El estilo en la forma de vestir se encuentra necesariamente unido a la personalidad. Es importante aclarar que la moda es diferente al estilo, ya que este inicia desde el interior, desarrollado a partir de una serie de características obtenidas por nuestro estilo de vida, nuestras experiencias, el carácter que hemos desarrollado a lo largo del tiempo y todos estos elementos unidos a su vez comunican mensajes a los demás.


En ocasiones intentamos imitar el estilo de otras personas con el objetivo de agradar u obtener algún beneficio similar al del otro. Sin embargo, estamos cambiando nuestra apariencia sin respetar nuestra individualidad.


También existen numerosos casos de personas que creen no tener estilo, lo cual es un error porque todas las personas tenemos un estilo e incluso varios, que como bien lo hemos dicho vienen dados por la personalidad. Existen diversos estudios psicológicos sobre los estilos de personalidad que aplican tanto para hombres como para mujeres, y concluyen que existen 7 estilos universales. Aunque la mayoría de las personas pertenecen a uno o tienen uno predominante, muchas otras también tienen mezclas de varios de estos estilos.


El estilo dominante no cambia. A lo largo del tiempo nuestras condiciones de vida pueden ir cambiando y tal vez incorporemos elementos de otros estilos. Sin embargo, nuestro estilo dominante siempre se mantendrá sobre los otros y volveremos a el incluso realizando combinaciones con los demás estilos.


Estos 7 estilos universales son:

1. Natural o casual

2. Tradicional o clásico

3. Elegante o sofisticado

4. Romántico

5. Creativo

6. Dramático

7. Seductor


Es importante reconocer que ninguno es mejor que otro y que bien llevado puedes sacarle mucho partido a tu propio estilo. Sin embargo, todos ellos también pueden derivar en una imagen inadecuada si no se emplean bien, y por esta razón muchas personas dicen no tener estilo.


A continuación explicaremos de qué se trata cada uno y que prácticas se pueden adoptar para potenciarlos:


Estilo natural o casual

Lo utilizan personas que muestran una imagen relajada, usando casi siempre prendas básicas. Aunque gustan de la moda, no se dejan llevar por las últimas tendencias.

Las personas con este estilo son prácticas, espontáneas, prefieren no estar tan arregladas la mayoría de veces (en relación a cabello, ropa, maquillaje, etc.), por sus características de la personalidad suelen ser sencillas y cercanas en el trato.


El riesgo en el estilo natural:


El estilo natural bien trabajado refleja todas las cualidades anteriormente descritas. Sin embargo, abusar de este estilo puede llevar a vestir “demasiado natural”, haciendo que visualmente la persona parezca mal arreglada o insípida, es decir, con un aspecto muy básico sin un detalle sobresaliente en la imagen, lo que puede de cierta manera provocar un desinterés visual por parte de las demás personas.


Recomendaciones para mejorar tu imagen:


1. Lleva un detalle adicional en tu presentación. Por ejemplo: unos pendientes llamativos, un broche en tu suéter o chaqueta, zapatos más estilizados aunque cómodos o un bolso con color o algún detalle especial.


2. Utiliza algo de maquillaje (un labial, un poco de rubor, etc.) e incluso arregla tus uñas maquillándolas del color que prefieras. Con un solo producto empezarás a crear una diferencia en tu imagen.


3. Es importante que no descuides tu cabello. Organiza tu pelo sin importar el tipo de peinado que lleves (suelto, recogido, con trenzas, entre otros).


4. Intenta comprar pantalones y camisas que se amolden a tu cuerpo y sean de tu talla. No necesitas comprar ropa ceñida pero sí que se adapte a tu tipo de cuerpo.


5. Utiliza ropa que se encuentre en buenas condiciones. Por ejemplo: el color de tu ropa que no esté desteñido por el uso, ropa manchada, sucia, sin planchar, entre otros.



Estilo tradicional o clásico


Es el estilo de personas conservadoras y/o recatadas, que no suelen utilizar prendas llamativas o fuera de lo común. Suelen utilizar ropa de traje y prefieren llevar lo más tradicional en su presentación. Aunque también gustan de la moda, suelen empezar a utilizar las nuevas tendencias de forma moderada cuando ya están medianamente consolidadas.