Cómo vestir correctamente un traje para el trabajo


Muchos hombres tienen problemas para lucir correctamente un traje en la oficina, debido a que no realizan combinaciones adecuadas entre colores, patrones y texturas. En muchas ocasiones, esto transmite mensajes erróneos que conllevan a perder el objetivo de proyectar una imagen profesional y de buen gusto.


A continuación te mostraremos algunos de los consejos más importantes para lucir un traje de forma adecuada, sin importar el sector donde trabajes o el cargo en el que te desempeñes.


La Camisa:


1. En el caso de que la camisa tenga algún patrón, procura que este sea el mismo en toda la superficie. Es mejor evitar utilizar camisas que tengan patrones de diferentes tipos o dos tipos de patrón: uno en el interior y otro en el exterior de la camisa (foto).

La camisa debe ser monocolor en el caso de no llevar algún patrón específico.


2. La camisa no debe tener bolsillo en el lateral. Las chaquetas de traje traen generalmente un bolsillo interior y otro exterior, por lo que no es necesario que las camisas también lo lleven. Sin embargo, las camisas que traen bolsillos, son utilizadas por hombres que realizan trabajos operativos (debido a su utilidad). Es decir, en ambientes menos formales.


3. El puño puede ser tanto de gemelo como de botón. Los gemelos o mancuernas son utilizadas en ambientes de trabajo formales, ya que son un elemento distintivo del estilo elegante (ya sean de metal o de tela, aunque estas últimas son menos formales).


El Traje:


4. Colores: los colores de traje ideal son el color negro, gris oscuro, azul oscuro (navy) o azul marino.

Si te sales de este grupo de colores dejarías de lucir formal o podrías salirte del contexto, mostrando una imagen anticuada o poco seria (p. ej. los trajes de color azul claro suelen verse poco formales y demasiado llamativos, los trajes en tonos del café generalmente se ven anticuados). Esto puede resultar contraproducente para tus objetivos laborales. Evita también colores como el beige y gris muy claro en trajes para la oficina.

5. Material: el material no debe ser brillante. Fíjate bien en esto una vez que vayas a comprar un traje, ya que muchos hombres cometen este error y generalmente los asesores de las tiendas no conocen la forma de lucir correctamente un traje para el trabajo. El traje idóneo debe ser en un material mate. Los que tengan brillos o colores vibrantes que llamen mucho la atención son recomendados para ocasiones informales y para la noche, nunca para la oficina.


6. Patrones: los patrones de rayas que mejor se ven en los trajes son los de rayas finas combinadas con una camisa lisa (sin ningún patrón). Aléjate de las rayas muy visibles o de los patrones ostentosos.


Con un traje liso, la camisa puede ser lisa o de rayas. No utilices camisas de cuadros con traje y menos en tu jornada laboral. Estas es mejor dejarlas para eventos casuales o de muy poca formalidad.